EVA RYJLEN

Eva Ryjlen lleva más de una década en los escenarios. La banda con la hizo conocida, Idealipsticks, dijo adiós hace dos años y en 2018 nos hemos encontrado con nuevas canciones y un disco, «Violencia posmoderna», que firma con su nombre. Sin embargo, no hay definición que se ajuste menos a esta nueva etapa de la artista alcarreña que la clásica «en solitario». Lo comprobaremos a partir del mes de febrero, cuando arrancará una gira en la que Eva se echará a la carretera con una de las bandas más solventes que se pueden escuchar hoy en nuestras salas: Laura Solla (guitarra eléctrica), Rodrigo García (bajo), Ruth Pinel (teclados) y Lete G. Moreno (batería).

Eva Ryjlen y su banda fotografiadas por Beatriz Sanz

 

Lo llaman amor, pero es violencia posmoderna.

Y ya sabemos cómo lo escucharemos en directo, pero ¿qué es violencia posmoderna? En las manos y la voz de Eva Ryjlen es una herramienta de reivindicación social y un arma feminista . La falta de rebelión está dejándonos en los huesos, afirma en la canción que da título al disco, y lo leemos como una llamada a la acción, una invitación a no dejar que nos tape la boca esa mano que vemos en la portada del disco ilustrada por Silvia Bezos.«Violencia Posmoderna» es un disco, una colección de canciones, un ejercicio de autoafirmación y mil cosas más pero, sobre todo, es la forma en que Eva Ryjlen nos enseña que el rock es un arma de empoderamiento eficiente como pocas.